Cáncer de mama

 

El cáncer de mama es el tumor con más incidencia tiene entre las mujeres, en España afecta a 1 de cada 8 a lo largo de su vida, según las estadísticas de la AECC.

Para Joaquim Muñoz y todo su equipo, acompañar y ayudar a las pacientes durante todo el proceso del cáncer de mama es fundamental para superar esta enfermedad. Las técnicas que utilizamos están pensadas para reducir el impacto de este duro proceso sobre las mujeres para ayudarlas a que lo superen con más fuerza.

La reconstrucción mamaria forma parte del tratamiento del cáncer de mama. Durante el proceso oncológico tenemos como prioridad la percepción de la mujer, su bienestar físico y emocional.

Joaquim Muñoz i Vidal

¿Qué es el cáncer de mama?

Para que entiendas qué es el cáncer de mama, es mejor empezar desde el principio. El cáncer de mama se produce cuando los genes que regulan el crecimiento de las células se descontrolan y se produce un crecimiento anómalo.

Los genes están en el centro de las células y se encargas de controlar todo lo que ocurre en ellas. Las células se renuevan constantemente gracias al crecimiento celular, pero esto puede dar lugar a que se modifiquen y como resultado aparezca un tumor. No siempre son tumores malignos, pero es necesario hacer un estudio para comprobarlo.

  • Tumores benignos, no son dañinos para el organismo y no existe la posibilidad de que se sigan reproduciendo.
  • Tumores malignos, invaden los tejidos próximos y se denominan “cancerígenos”.

Dependiendo de donde se origine, si en el interior del conducto por donde pasa la leche producida por la glándula mamaria o en el tejido, diferenciamos dos tipos:

  • Carcinoma “in situ” o intraductal. son aquellos situados en el interior del conducto y no traspasan o invaden el tejido de la glándula mamaria y ni conductos linfáticos.
  • El carcinoma infiltrante es aquel que invade tejido mamario y puede esparcir por los conductos linfáticos o el torrente sanguíneo.

Por tanto, denominamos cáncer de mama a los tumores malignos que se desarrollan a partir de células mamarias.

Síntomas de cáncer de mama

Los principales síntomas de cáncer de mama a veces son identificables con una simple exploración, pero en muchos casos es gracias a las revisiones periódicas en donde se localiza. Algunos de los síntomas más comunes son:

  • El cáncer de pecho que se manifiesta a través de bultos en la propia mama o en el brazo. Normalmente son nudos firmes que aparecen en estas zonas, pero no siempre son sinónimo de esta enfermedad. Si la otra mama presenta lo mismo probablemente no sea nada grave, antes de ponerte en el peor diagnóstico, debes acudir al equipo médico para que te realicen todas las pruebas necesarias.
  • Cambios en el tamaño y forma de la mama.
  • En algunas ocasiones el pezón también es un indicador, ya que se invierte o aparecen llagas.
  • “La piel de naranja”. Aparecen en la piel del pecho hoyuelos, que parecen que imitan la piel de las naranjas.
  • Se producen calenturas y rojeces en el pecho que en algunas ocasiones pueden ir acompañadas de erupciones cutáneas.
  • Dolor persistente en la mama, aunque no es un síntoma, sí que es bueno ponerlo en conocimiento del equipo médico.

En caso de tener alguno de estos síntomas te recomendamos que lo consultes con un especialista médico. Debes tener en cuenta que un diagnóstico a tiempo es vital para enfrentarse a un posible cáncer de mama.

Síntomas del cáncer de mama

Tipos de cáncer de mama

Como sabes, existen diferentes tipos de cáncer de mama, se diferencian unos de otros en función del lugar en donde se desarrolla: los lobulillos, los conductos o el tejido intermedio.

El tipo de cáncer de mama viene determinado por las células a las que afecta. El carcinoma es un tumor que se producen en las células que revisten los órganos y tejidos del cuerpo. El tipo de carcinoma más común se denomina adenocarcinoma, y se origina en las células del tejido glandular. Estos se producen en los conductos o en los lobulillos. El sarcoma es un tipo de tumor que se desarrolla en tejidos como huesos o músculos.

Pero la forma más directa de diferenciar los tipos de cáncer de mama es clasificarlos en in situ, cuando todavía no se han reproducido o invasivos, cuando ya han invadido algún tejido adyacente.

Tipos de cáncer de mama

Tratamiento para el cáncer de mama

Hay dos grandes vías de tratamiento quirúrgico: el tratamiento conservador de mama o bien la mastectomía. Este tipo de tratamientos suelen combinarse con otros tratamientos como radioterapia, quimioterapia o incluso hormonoterapia.

El tratamiento conservador de mama

Cuando realizamos un diagnóstico de un tumor en una fase temprana, las probabilidades de conservar la mama en buen estado son más altas.

El tratamiento conservador de mama consiste en extirpar el tumor conservando la mama sana, la reconstrucción del defecto parcial y el estudio de los ganglios linfáticos (biopsia selectiva de ganglio centinela) o bien la linfadenectomía si ya hay evidencia de afectación ganglionar. En esta situación en la mayoría de los casos se combina con un tratamiento de radioterapia.

Combinar el tratamiento conservador de mama con el tratamiento con radioterapia ha demostrado ser eficaz en el control del estado de la paciente.

En caso de que el tumor sea muy grande, se haya presentado en estadios avanzados o bien la relación entre el tamaño tumoral y la mama sea desfavorable para una reconstrucción satisfactoria la cirugía indicada es la mastectomía.

Mastectomía

Como mencionamos antes, en los casos en los que el tumor tiene un tamaño considerable, el tratamiento que se suele utilizar es el de mastectomía.

En este tipo de cirugía se extirpa el tejido glandular al completo con el complejo areola pezón, pero preservando la piel. La mastectomía permite la reconstrucción inmediata con diferentes técnicas en función del caso, permitiendo un resultado estético óptimo y evitando cicatrices sobre la piel de la mama reconstruida.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento farmacológico dirigido a las células de rápida división como las tumorales. Cuando más rápido se dividen más eficaz es el tratamiento. Sin embargo, en nuestro organismo hay células normales que se multiplican constantemente, las células que producen el pelo, las células de la sangre o las encargadas de las defensas.

Hormonoterapia

Es un tratamiento dirigido a aquellas células tumorales que presentan receptores hormonales y que mediante la actuación sobre ellos las bloquean.

Reconstrucción de mama

Las técnicas oncoplásticas son aquellas encargadas de la reconstrucción de defectos parciales de la mama, resultantes de una cirugía oncológica. Pueden ser aplicadas en el momento de la cirugía oncológica, escenario más deseable, o bien una vez concluidos los tratamientos complementarios (Radioterapia, Quimioterapia u Hormonoterapia).

Son cirugías tumor-específicas. Estos tratamientos del cáncer de mama han evolucionado de forma exponencial en los últimos años. Desde los primeros paradigmas de Halsted en las que se realizaban importantes cirugías amputativas a la terapia conservadora de mama actual.

 ¿Reconstrucción inmediata o diferida?

La reconstrucción inmediata es el escenario ideal en el tratamiento del cáncer de mama entendiendo la enfermedad como algo sistémico y a la mujer en su conjunto. Combinar la cirugía oncológica y reconstructiva permite el abordaje del tumor con mayor seguridad para conseguir unos márgenes libres (mayor a 2 cm) así como evitar el trauma y el estigma de la paciente producidos por la enfermedad.

La reconstrucción diferida se suele emplear en pacientes cuyo tratamiento de cáncer de mama está combinado con terapias como quimioterapia o radiación. Estos tratamientos pueden causar modificaciones en la mama, cambios como color, tamaño y textura.

Técnicas de reconstrucción parcial de mama

Las técnicas de reconstrucción parcial de como la de relleno con Dorsal Ancho endoscópico, relleno con Colgajos de perforantes (TDAP) y técnicas de Lipoinfiltración de reducción. El patrón de reducción oncológico es la aplicación de las técnicas de reducción y remodelación mamaria a la reconstrucción de defectos parciales fruto de una cirugía oncológica. Este tipo de reconstrucción es la más utilizada en reconstrucciones parciales de mama en mujeres con edad superior a los 45 años.
A partir de esta edad tanto el volumen como los cambios fruto de embarazo y la lactancia favorecen la aparición de defectos de pequeño a mediano tamaño que se pueden reconstruir satisfactoriamente con la propia glándula mamaria.

Técnicas de reconstrucción de mama

Las consecuencias psicológicas y físicas que tienen los tratamientos tradicionales sobre las mujeres hacen que se comiencen a valorar nuevas técnicas para reducir el impacto del cáncer de mama sobre ellas. Estas son las técnicas reconstructivas mamarias utilizadas por el doctor Joaquim Muñoz, que además han sido reconocidas y publicadas en importantes revistas científicas:

Diagnóstico del cáncer de mama

Es muy importante someterse a revisiones periódicas para llevar un control de este tipo de enfermedades. ¿Por qué? En muchas ocasiones el cáncer de mama se diagnostica a través de la aparición de los primeros síntomas, pero existe la posibilidad de que estos síntomas no lleguen a manifestarse.

En los últimos años, gracias al diagnóstico precoz y al desarrollo de tratamientos más efectivos frente la enfermedad, el número de casos en los que la paciente es tratada contra el cáncer de mama ha disminuido.

La terapia conservadora de mama implica una cirugía menos agresiva conservando parte del tejido mamario, el estudio de los ganglios axilares y la complementación del tratamiento quirúrgico con radioterapia.

Diagnóstico de cáncer de mama

Recuperación tras una reconstrucción de mama

El postoperatorio oscila entre los dos y tres días. En ningún caso doloroso, la paciente presentará molestias fruto de la inflamación de la mama remodelada. Los drenajes son retirados al segundo día postoperatorio por eso, la incorporación a la vida laboral y personal sucede a las dos semanas de la intervención.
Durante el primer mes de posoperatorio es recomendable el uso de sujetador deportivo. Al cabo del mes la paciente está en óptimas condiciones para el inicio de la radioterapia complementaria.

Es de vital importancia seguir las indicaciones y cuidados que dicta el personal oncológico especializado. De esta forma aumentan las probabilidades de una buena recuperación y alcanzar los resultados esperados.