Conoce la historia de Regina ” Es un periodo de lucha, de supervivencia”

Historia de Regina

Regina es una paciente de cáncer de mama del Dr. Joaquim Muñoz, que se sometió a una cirugía oncológica para igualar las mamas. A continuación, nos cuenta su historia que, estamos seguros, ayudará a muchas mujeres que están pasando por el mismo tratamiento.

Algunas mujeres después de hacerse una autoexploración mamaría han descubierto pequeños bultos, ¿cómo te enteraste de que tenías cáncer de mama? 

Con una autoexploración. Nunca olvidaré la sensación al encontrarme el bulto, a día de hoy después de 4 años, todavía me da impresión autoexplorarme. 

¿Cómo fue el momento en que tu doctor te comunicó la noticia de que tenías cáncer? 

Fue un momento de incredulidad. No era consciente de lo que se me echaba en encima. En ningún momento se pronunció la palabra cáncer, me lo dijeron muy suavemente, …unas células malignas…  pero claro, supe del primer momento de que se trataba. 

El 10% de los casos de cáncer de mama son por factores genéticos ¿Se han dado casos anteriormente en tu familia? 

Una tía abuela que no conocí, llamada María. 

En un momento tan complicado, ¿Cuál fue el tratamiento que te recomendaron y por qué te pusiste en manos del equipo del Dr. Joaquim Muñoz? 

Tuve la gran suerte que desde el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona) me derivaran al ICO en Bellvitge. Donde me operó el Dr. Muñoz, para limpiar los márgenes y hacer un reducción para igualar las mamas.  El tumor lo tenía en el pecho derecho, sin la reducción me hubiera quedado un pecho más grande que el otro. 

¿Cuál ha sido el tratamiento al que te sometiste? 

2 cirugías, 6 meses de quimioterapia, 35 sesiones de radioterapia y tamoxifeno mínimo 5 años. 

¿Qué opciones estabas valorando antes de someterte a este tratamiento? 

No tuve opciones, lo que me iban diciendo los médicos en cada momento. Quería vivir, a todo dije SI. 

¿Qué le dirías a una mujer que está pasando por la misma situación?, ¿Cuál es el consejo que te hubiese gustado que te dieran antes de someterte a la operación? 

Que volverá a tener una vida normal, más enriquecida por la experiencia, pero que volverá a ser una mujer. 

¿Cómo conociste la técnica del Dr. Joaquim Muñoz y qué te animó a someterte a esta cirugía? 

Como he dicho anteriormente fue porque de mi hospital me derivaron al Dr. Muñoz sin conocerle. Fue una suerte inmensa 

En que ha cambiado tu vida después de someterte a esta cirugía. 

En mi caso no me hicieron mastectomia. Me limpiaron los márgenes y me operaron los dos pechos. Salí del quirófano llena de cicactrices de arriba a bajo de las mamas. Nos burlábamos con mis hermanas y las llamábamos, las tetas de Frankenstein. Durante un año no me las pude mirar, ni ver. Enfrentarme al espejo fue toda una odisea. 4 años después, superado el año inicial, estoy súper orgullosa de mis nuevos pechos y de mis cicatrices, ya puedo tocarlos y mirarme al espejo.. Quedaron muy bien, ahora son todo un símbolo de mi lucha. 

Una experiencia así de dura puede cambiar la forma de ver la vida. ¿En qué te ha influido superar esta enfermedad? 

Para ha sido una lección de vida. En mi caso también, me separé al cuarto mes de quimioterapia, en pleno proceso. Mucho dolor para muy poco tiempo. Pero ha sido toda una experiencia de aprendizaje.  La verdad que valoró inmensamente la segunda oportunidad que me ha dado la vida, aunque suene a tópico y a pesar de lo que se quedó por el camino, acciones tan simples como volver a ir en bicicleta, bailar, sentir, respirar profundamente, saborear una buena comida, una buena charla con amigos… se convierten en auténticos tesoros.  En definitiva, vuelves a VIVIR y a VALORAR LA VIDA. 

El apoyo de tus familiares y amigos es importantísimo, pero los consejos y las vivencias de alguien que ha pasado por lo mismo proceso tienen un gran peso. ¿Qué le dirías a una persona que acaba de conocer que tiene cáncer de mama? 

Que esté tranquila, que cáncer no es sinónimo de muerte, que hay mucho para luchar, que volverá a vivir, a salir, a ser ella misma. Que es un periodo de lucha, de supervivencia. Y la lección que se aprende tiene un valor incalculable. Que se rodee de gente que la quiera, que se deje mimar, recibirá un millón de atenciones y caricias, que las recoja todas, que disfrute de todos los profesionales que se irá encontrando en medio de la odisea: médicos, enfermeras y también aprenderá muchísimo de otros pacientes que en ese momento están en fases similares a la suya. Si se siente débil espiritualmente, yo personalmente, le recomendaría aprovechar la oportunidad para realizar una terapia psicológica de crecimiento personal, todo toma otra dimensión y es más fácil encontrarse a uno mismo y superarse. Y que no se olvide de darse alguna alegría con el Chocolate, le sentará de maravilla.  

¡¡Muchas gracias Regina!!

 

Publicaciones relacionadas