Reconstrucción Mamaria con Dorsal Ancho Pediculado

El SECPRE considera que la reconstrucción mamaria es una de las técnicas más satisfactorias y gratificantes para la paciente, ya que afronta el proceso de la lucha contra el cáncer de mama con otro estado de ánimo. Las nuevas técnicas empleadas por cirujanos, como el doctor Joaquim Muñoz y su equipo posibilita la reconstrucción de la mama dándole forma y tacto similar al de la otra mama. Además, en la mayoría de los casos es posible realizar la reconstrucción a la vez que se extirpa la mama, evitando a la paciente la experiencia de verse mastectomizada.

¿En qué consiste la reconstrucción mamaria con dorsal ancho pediculado?

El objeto de esta técnica de reconstrucción mamaria es recrear una nueva mama con un aspecto natural, incluyendo la areola y el pezón.

Con este tipo de intervención se busca mitigar los efectos de una mastectomía y hacer posible para las mujeres llevar una vida completamente normal, eliminando la necesidad de llevar prótesis externas de relleno para semejar el contorno mamario.

Aspectos técnicos de la Reconstruccion Mamaria con Dorsal Ancho Pediculado

En este tipo de intervenciones el principal músculo utilizado es el dorsal ancho, es el músculo más grande y más superficial de los músculos de la pared posterior del tórax. Sus características fisiológicas lo convierten en el músculo ideal para este tipo de intervenciones de reconstrucción mamaria.

Esté músculo dorsal ancho posee un suministro de sangre constante y no exhibe variación anatómica significativa tras su extirpación. La arteria subescapular que surge de la arteria axilar se divide en dos ramas principales: las arterias escapulares circunfleja y toracodorsal.

El uso del LD proporciona al cirujano reconstructivo un método consistente y confiable de reconstrucción mamaria.

Si se usa como un colgajo autólogo o junto con expansores de tejido o implantes, la fiabilidad de la aleta y la manera directa en que se eleva y se transfiere al defecto de la mastectomía hacen que la técnica sea una atractiva opción para la reconstrucción mamaria.

Esta intervención es un método versátil y efectivo para crear contornos estéticos de los senos. Las complicaciones que pueden surgir durante o tras la intervención son pocas y los resultados predecibles.

¿Cuál es el objetivo de una reconstrucción mamaria?

Durante una intervención de reconstrucción mamaria con dorsal ancho pediculado se rellena el hueco y la deformidad que puede quedar en el tórax tras una operación de mastectomía.

El principal objetivo es restaurar la imagen corporal y mejorar la calidad de vida de la paciente.

Tras una reconstrucción mamaria con dorsal ancho pediculado la paciente mejorará su estabilidad emocional, ayudando a afrontar el tratamiento con mayor fuerza y optimismo, algo fundamental en este tipo de situaciones. Una reconstrucción mamaria es un proceso definitivo que permitirá a la paciente realizar una vida absolutamente normal a nivel social y sexual.

Para la inmensa mayoría de las pacientes mastectomizadas, la reconstrucción de la mama supone una mejoría de imagen y les proporciona el equilibrio psicológico que han perdido. En muchos casos volver a verse en un cuerpo completo proporciona fuerza y una inyección de confianza, que resulta imprescindible para encarar esta enfermedad.

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía con dorsal ancho endoscópico?

La reconstrucción mamaria mediante dorsal ancho pediculado tiene un menor impacto debido a que conlleva menos incisiones tanto en la zona de la mama como en la zona de la espalda.

Este tipo de técnica de reconstrucción mamaria con dorsal ancho pediculado permite recrear una mama nueva a base de tejidos extirpados de la propia paciente y en algunos casos implantes. Esto implica que, la mama resultante tenga un aspecto muy natural.

Una vez pasado la fase de postoperatorio la paciente tendrá las mejores condiciones físicas y psicológicas para la siguiente fase de tratamiento de quimioterapia y radioterapia.

El desarrollo del colgajo de Dorsal Ancho Endoscópico para la reconstrucción de los defectos de las mamas refleja los deseos de las mujeres de seguir la terapia de conservación del seno, evitar la deformidad del contorno y mantener la forma del seno nativo con un mínimo cicatrices a través de un abordaje transaxilar.

¿Cuándo se utiliza esta técnica?

La técnica de dorsal ancho pediculado en una operación de reconstrucción de mamas con dorsal ancho está indicada para mujeres que previamente se han sometido a una mastectomía debido a un cáncer de mama, en casos en los que no ha sido posible realizar una reconstrucción mamaria con la técnica DIEP.

Una de las posibilidades de reconstrucción es la del dorsal ancho, en donde el tejido del colgajo, en muchos casos necesita de una prótesis para conseguir el resultado esperado. Esta es la opción más frecuentemente utilizada en aquellos casos en los que la mastectomía no ha sido acompañada de una reconstrucción inmediata.

Es muy común que en una intervención de reconstrucción mamaria con dorsal ancho se utilicen implantes mamarios para ayudar a suplir la falta de volumen en las mamas. Incluso se suele utilizar prótesis mamarias en la mama sana para cuidar la simetría del contorno mamario.

Intervención y postoperatorio

El tiempo estimado de una intervención de reconstrucción mamaria con dorsal ancho dura entre 2 y 3 horas, nuestro equipo siempre realiza la cirugía de simetrización de la mama sana en el mismo momento de esta forma evitamos un nuevo paso por quirófano. Además del beneficio estético inminente que supone para la paciente verse con ambas mamas simétricas.

El tiempo de hospitalización en la Clínica Diagonal es de entre 2 a 3 noches y posteriormente la paciente debe tener un periodo de reposo de entre unos 15 a 21 días.

La fisioterapia se ha tomado un papel muy importante en la fase de postoperatorio, puede contribuir a que la paciente experimente mejoras en tiempo reducido y, por lo tanto, a que los plazos de recuperación se acorten.

Finalmente, para la reconstrucción de la areola y el pezón se difiere entre 2 y 3 meses hasta que la forma de la mama reconstruida se asienta definitivamente.